martes, 20 de junio de 2017

mi reflexión | del dicho al hecho

Publicado en ...

http://www.nuevatribuna.es/opinion/franci-xavier-munoz/del-dicho-al-hecho/20170620092406141010.html

http://www.lacasademitia.es/articulo/firmas/dicho-hecho-franci-xavier-munoz/20170620100251068737.html

Ya ha nacido el nuevo PSOE, al menos en los medios de comunicación, en los mensajes y en los rostros de los nuevos dirigentes. Después del espectáculo bochornoso que dieron de sí mismos los dirigentes socialistas, los militantes han dado una lección -esta vez sí- de rebeldía e inconfomismo, apostando por el mismo secretario general que ya eligieron una vez para resituar al PSOE en la izquierda y enfrentarse, así, a la derecha tradicional, a la nueva derecha y a la nueva izquierda que les robó unos millones de votos. El pulso entre dirigencia y militancia, entre socioliberales y socialdemócratas se ha resuelto, de momento, a favor de éstos. Ahora falta por ver que las intenciones declaradas, los mensajes encapsulados y las declaraciones verborreicas se traduzcan en propuestas legislativas, programas electorales y promesas gubernamentales cumplidas. Y es aquí donde los espectadores seguimos teniendo muchas dudas porque hemos pagado ya varias veces una entrada para un largometraje de izquierdas y hemos salido de la sala de proyección atragantándonos con un film liberal e, incluso, conservador.

Por más que los socialistas culpen a Podemos de no gobernar por culpa de ellos, el PSOE sabe perfectamente que para su hipotético gobierno necesitaba antes el apoyo de Podemos que el de Ciudadanos y, por tanto, comenzar la negociación con este partido antes que con aquél era, además de un mal comienzo, una afrenta y una humillación para la izquierda española, de la que el PSOE de Sánchez se reclamaba entonces parte considerable. Para formar un gobienro a la portuguesa o a la valenciana no se comienza a negociar con el partido de centro-derecha que va a rebajar tus propuestas sino, primero, con la izquierda que suma el bloque de votos monolítico y, una vez consensuado un programa de gobierno realista y progresista, tiempo habrá de ajustarlo a las demandas o exigencias de ese tercer partido liberal que necesitas para formar gobierno. Pedro Sánchez se equivocó en comenzar la negociación con Ciudadanos y relegar a Podemos al papel de convidado de piedra que asiste a un pacto cerrado al que se le niega posibilidad de grandes retoques. Aquella negociación no fue ni acertada ni sincera desde una óptica de izquierdas y ese fue el motivo de que Podemos se cerrara en banda a un apoyo parlamentario al gobierno del PSOE en minoría. Aún así, visto el veto de Ciudadanos y de la dirigencia territorial e histórica del PSOE a Podemos, yo defendí en aquel momento (http://www.nuevatribuna.es/opinion/franci-xavier-munoz/hora-gente/20160409182515127206.html) el apoyo de Podemos a ese gobierno en minoría que planteaba Sánchez con el programa de legislatura pactado entre PSOE y Ciudadanos, porque el partido de Pablo Iglesias habría sido la oposición en España tanto al Gobierno como a la derecha del PP, si bien es verdad que habría tenido que saber ejercerla y no consumirse ante los posibles éxitos gubernamentales que habrían vendido PSOE y Ciudadanos y que redundarían en una mayor proyección para esos partidos, que siempre intentarían rentabilizar para sí mismos la acción del Ejecutivo antes que la del Legislativo. Pienso que aquí Podemos pecó de impaciencia y que habría ganado más que perdido de haber apoyado aquel Gobierno en minoría pues, ahora, tendría la alternativa de ser oposición a todo, o bien, apoyo necesario a dicho Gobierno.

De alguna manera, el reloj se vuelve a poner en marcha casi en el mismo instante en que se detuvo hace poco más de un año, pero con el riesgo para Podemos de que el nuevo PSOE de Sánchez convenza a una parte considerable de la izquierda de que ya se ha resuelto la crisis interna y que, ahora sí, el PSOE vuelve a ser el partido de izquierdas que nunca tuvo que dejar de ser. Puede que los más jóvenes caigan en esa tentación, la de creer a ciegas sin ver primero. Los que ya no somos tan jóvenes y los que dejaron muy atrás la juventud han visto ya demasiadas veces esta táctica del PSOE de ser muy de izquierdas en la oposición y muy de centro (incluso de derechas) en el Gobierno, así que gran parte de esa izquierda que abandonó al PSOE en estos últimos años no volverá a confiar en él hasta que comience a gobernar, para comprobar si su giro a la izquierda es real o publicitario. Y eso no ocurrirá hasta que cuente con el apoyo de Podemos, así que podríamos decir que el juego vuelve a comenzar. La clave está en cuántos electores crean ahora a Sánchez a pie juntillas y cuántos esperarán a ver si hay sincera intención de colaborar con Podemos para ahormar un bloque de izquierdas que revierta las políticas neoliberales de estos años, que tanta desolación y pobreza han causado a las clases trabajadoras.


miércoles, 29 de marzo de 2017

mi sensación | a escondidas


Resultado de imagen de cartel película a escondidas

Una de las mejores películas que he visto sobre el despertar adolescente de la homosexualidad pero, además, una de las mejores películas que he visto sobre el drama de la inmigración, y todo, encuadrado en la difícil armonía entre la amistad grupal y la amistad personal que, a veces, no se complementan e, inlcluso, se rechazan. Una obra de arte, delicada, sensual, tierna y a la vez dramática, que me recuerda los años adolescentes en los que yo tuve que silenciar aquellos primeros deseos eróticos insatisfechos y aquel primer amor inconfensable pues, a diferencia de mis amigos del instituto de secundaria, que presumían de sus chicas, yo no podía desvelar el nombre del chico que desvelaba mis sueños. Me he visto tan reflejado en algunas de las escenas que la memoria de aquel primer amor de adolescencia se ha hecho nítida y próxima, como si el tiempo, justo treinta años, no hubiera pasado. Aunque a veces parece echarse en falta alguna escena más erótica, al final uno comprende que no era de sexo de lo que quería hablar la película sino de atracción, de enamoramiento, de confusión y, sobre todo, de valor y coraje. Ésta es, sin duda, una película que merece comprarse y atesorar en una selecta deuveteca, pues es de esas películas que difícilmente se olvidan y que, de vez en cuando, apetece volver a ver.

lunes, 16 de enero de 2017

mi sensación | jardiel, un escritor de ida y vuelta

Sobre Enrique Jardiel Poncela, autor de "Un marido de ida y vuelta", comedia de la que parte "Jardiel, un escritor de ida y vuelta", sólo puedo decir que es uno de mis dramaturgos cómicos favoritos junto a Miguel Mihura y Carlos Arniches. Siempre que hay un estreno en Madrid de estos tres genios del humor acudo a la cita que nos propone alguno de los directores que los representan. La última con Jardiel fue "Eloísa está debajo de un almendro", a la que invité, como siempre, a mi madre, que también comparte conmigo la predilección por este trío de ases (Jardiel-Mihura-Arniches). En esta ocasión también se apuntaba mi pareja, a quien le ha encantado la obra. Sobre ella, destaco la escenografía, con un decorado circular que reproduce los palcos y la platea del María Guerrero, en lo que yo interpreto como un guiño del director del Centro Dramático Nacional (CDN), Ernesto Caballero, a Jardiel Poncela con el que quiere hacer notar que, a partir de ahora, el Teatro María Guerrero y el  CDN deben ser la casa natural de Jardiel. Sobre los actores, todos muy bien, pero a mí me han gustado especialmente dos secundarios: Luis Flor (en el papel de Sigerico) y Carmen Gutiérrez (en el papel de Gracia), a quien ya he visto en series de televisión. Muy cómicas y naturales las réplicas de él y genial la entonación y la ironía de cada frase pronunciada por ella. La originalidad de esta obra, sin duda, radica en la inclusión de Jardiel Poncela como actor de "Un marido de ida y vuelta", que aprovechará los descansos entre actos para reflexionar ante el público sobre su vida y su dedicación al teatro, monólogos construidos a base de retazos de declaraciones públicas y prólogos que escribió para sus obras. Es aquí donde me han emocionado algunas de las opiniones de Jardiel, que tuvo la desgracia de ser incomprendido por los dos bandos que se enfrentaron en la Guerra Civil y que luego convivieron en desigualdad de condiciones durante el régimen franquista, lo que le acarreó a Jardiel años de amargura y ruina económica. Muy acertada su reflexión acerca de cómo, durante la II República, los extremos políticos a derecha e izquierda robaron a los españoles dos de sus cualidades más bellas, el sentido del humor y el sentido de la humanidad, conduciéndoles al peor enfrentamiento armado de su Historia. Llamativa es, también, la escena en la que todos los actores abordan a Jardiel con preguntas sobre sus desavenencias con la crítica y el público durante el franquismo y también con los sectores más progresistas, que lo consideraban, por contra, franquista. Y, finalmente, me ha encantado esa conclusión a la que llega el espectro del personaje Pepe: "ahora que tengo tiempo me dedico al Arte".© FXM

Resultado de imagen de imágenes de jardiel, un escritor de ida y vuelta

mi sensación | todas las mañanas del mundo

Por fin he podido ver esta película, veinticinco años después de su estreno. Para amantes de la música clásica, especialmente de la barroca, es interesante presenciar la locura creativa de un genio que, además, se complica con la locura que le provoca el fallecimiento prematuro de su esposa. Locura controlada, no excéntrica ni demencial pero, al fin y al cabo, locura, de ésa que recluye al individuo en su mundo particular, del que sólo asoma de vez en cuando para relacionarse con los demás, obligado por las contingencias de la vida. A pesar de la calidad de la producción, multipremiada por la Academia Francesa, la película es demasiado lenta, los personajes apenas evolucionan, salvo el protagonista, y el director se recrea en los tiempos largos de la acción, acompañados adecuadamente por una banda sonora en la que predominan los adagios de compositores franceses, que no son precisamente mis músicos favoritos del barroco. Aunque no me arrepiento de no haberla visto en el cine, me abre el apetito, eso sí, para volver a ver "Amadeus" y "Farinelli". © FXM




Resultado de imagen de imágenes de película TODAS LAS MAÑANAS DEL MUNDO


mi sensación | comandante

Una película que ya me sorprendió la primera vez que la vi por esa cercanía y sencillez en el trato que mostraba el líder cubano, al que hay que agradecerle que no cortara en ningún momento ni el rodaje ni el montaje, a lo que tenía derecho según lo pactado. Polémica en su estreno, ofrece lógicamente la visión de parte y no entra en las cuestiones más conflictivas. En cualquier caso, hoy adquiere un valor incuestionable como documento político y de lo que no se puede dudar es de la dedicación inquebrantable que Fidel Castro ha entregado al gobierno de su país, independientemente de que se esté de acuerdo o no con su revolución comunista, en lo que no entro.  © FXM




Resultado de imagen de imágenes de película comandante


mi sensación | fresa y chocolate

Una de mis películas favoritas, que vi en el cine cuando se estrenó y que retrata magistralmente las dificultades que un gay tenía entonces en Cuba para vivir su sexualidad de forma abierta. Una película que abrió caminos, pues a partir de ella se fue normalizando el trato a los gays no sólo en las artes sino en la vida misma. Una magnífica interpretación de Jorge Perugorría y un tratamiento amable de la homosexualidad de su personaje, Diego, que lo retrata desde la consideración a su formación cultural e intelectual, a pesar de ser crítico con la revolución cubana. Muy lograda la contraposición con su contrario, el personaje interpretado por Vladímir Cruz, un joven estudiante revolucionario, David, que desde un asentado prejuicio inicial de la homosexualidad, evolucionará hacia su normalización por medio de la amistad con Diego. De fondo, las restricciones de la economía cubana, con importantes carencias materiales que impiden el libre desarrollo individual y la satisfacción colectiva de necesidades públicas y privadas, más allá de las básicas, en lo que también tiene su parte de responsabilidad el largo bloqueo comercial que EE UU impuso a la isla. Hay muchas frases ingeniosas a lo largo de la película, pero me quedo con ésta: "el arte no es para transmitir, el arte es para sentir y pensar, para transmitir está la radio, la prensa...", que Diego pronuncia para rechazar el arte como instrumento al servicio de la difusión de ideologías políticas. © FXM





Resultado de imagen de imágenes de película fresa y chocolate



mi sensación | studio 54

LO MEJOR: El exhibicionismo del protagonista, la banda sonora, la recreación de la mítica discoteca, pionera en el concepto de noche-espectáculo que en los años noventa se llevaría a las discotecas de Ibiza y que después imitarían las discotecas de ambiente gay. LO PEOR: En la versión corta estrenada en las salas comerciales se suprimieron las escenas de alto voltaje entre los dos protagonistas masculinos, Shane y Greg, y se ocultó la bisexualidad de Shane, difuminándola en un trío afectivo con la novia de Greg. Eso no permitió tampoco la profundización en la trama dramática de dicho trío, que queda sólo sugerida, sin desarrollo. © FXM




Resultado de imagen de imágenes de película studio 54