jueves, 30 de abril de 2009

ficciones | con la misma ilusión

    Estuvieron casi dos horas en la cocina preparando la cena. Pusieron el mejor mantel, sacaron la cubertería japonesa y la cristalería francesa, todo lo que empleaban cuando recibían a sus invitados. “Hoy tenemos un motivo especial”, se dijeron mientras colocaban la mesa con sumo cuidado. Comieron despacio, disfrutando cada bocado de sus platos favoritos. No se privaron de un excelente vino ni del brindis de rigor. “Por nosotros.” Aunque hoy se habían excedido un poco, en realidad todos los días hacían algo diferente, algo distinto que distinguiera un día de otro, algo inusual que permitiera recordar cada día por algo concreto. Esa era su filosofía de vida desde que se conocieron, intentar que todos los días tuvieran un motivo para escribir unas líneas o tomar una fotografía. “Hay que esforzarse un poco parar tener cada día una razón por la que celebrar la vida”, se habían repetido muchas veces a lo largo de estos últimos años. Se miraron frente a frente, sonrieron y brindaron una vez más por esa complicidad que les mantenía unidos, después de tantos años, con la misma ilusión. 

© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ, 2006

6 comentarios:

  1. Q bonito!!!! Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Lo haces fenomenal Francí , se nota que lo llevas en las venas, me gusta tu fluidez, sencillez y clase con la que nos cuentas tus historias, en prosa o en verso...

    ResponderEliminar
  3. Yo como testigo y seguidor tuyo lo unico q puedo decirte es q siempre haces soñar, recordar y añorar,con tu forma de escribir o narrar vivencias.

    ResponderEliminar
  4. Javier, un relato muy bonito

    ResponderEliminar
  5. Es tan dificil vivir cada día que cada uno busca un camino.....con el tiempo, dspues de muchas decepciones se empieza a buscar ese CAMINO, DENTRO....de cada uno en soledad...y silencio...aunque fuera este acompañado y haya ruido....es un llamado que cada uno lo escucha en su momento....

    ResponderEliminar