viernes, 17 de septiembre de 2010

poema | di a la luna que baje

Di a la luna que baje              
para vernos de nuevo ensombrecer
tras el cristal teñido
de perfume y de vaho de placer.                  

¿Volveré a ver tus ojos verdes          
como ayer, esos ojos fijos                 
en los umbrales de mi noche,            
predispuestos a amanecer                 
allí donde nadie los pueda ver?        

Di a la luna que venga           
a vernos fundir en deseo       
en la espera de su mirada,     
quieta y atenta al anochecer.
                                  
¿Cómo decirte otra vez, lejano         
cuento de mis días oscuros,  
que te quise aferrar para siempre                  
y hoy, olvidado, soy yo                    
quien se aferra a ti otra vez? 

Di a la luna que mire             
tu cuerpo y el mío amarrarse 
apretados el uno al otro,                   
desahogando suspiros de placer.                  

Húmeda e incansable, tu boca                                  
anudó la mía al estremecer                
tus labios mis labios ardientes,                                  
en éxtasis de goce rebasar                 
la cúspide de mi pasión, tal vez.                   
                                  
Di a la luna que baje,
que regrese a vernos morir,               
que quiero que nos ate                        
y no nos deje vivir como ayer.        
   

© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 1991        
La estancia del mate. Poemario I

2 comentarios:

  1. Es precioso este poema, me ha encantado. Lo pongo entre tus tops.

    ResponderEliminar