domingo, 23 de enero de 2011

MI OPINION | En el punto de mira

Se agradece la sinceridad del presidente de la SGAE, Eduardo Bautista, al reconocer que su sueldo se ha ido incrementando, desde 1983, según se ha ido incrementando la recaudación de derechos de la Sociedad que, sin duda, hay que agradecerle a su gestión. Ahora –pensarán muchos- se comprende el afán recaudatorio de la SGAE en los últimos 28 años. Sin embargo, ese sueldo se compadece mal con la defensa de los intereses económicos de los artistas frente al top manta y a las descargas gratuitas. Los 250.000 € anuales en 14 pagas que cobra el presidente de la SGAE salen a casi 18.000 € al mes, más dos pagas de la misma cantidad; más que el presidente del Gobierno y menos -dirán algunos- que muchos presidentes de empresas privadas. Se podrá añadir, además, que la SGAE es una sociedad que gestiona los intereses de sus asociados y no un organismo público. Pero, aunque las pérdidas económicas alegadas por los autores que sufren la venta ambulante y el intercambio gratuito son ciertas -y debe encontrarse una solución que les ponga coto- no es menos cierto que, a partir de hoy, la SGAE tendrá que hilar más fino para defender su afán recaudatorio, porque el sueldazo de su presidente pone ese afán en el punto de mira de los innumerables críticos de la Sociedad de Autores.


© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario