domingo, 13 de febrero de 2011

poema | yo te doy las gracias

Por haber traspasado tu frontera      
sin pedirte permiso.                          
Por haber acudido a mí sin miedos  
en esta madruga­da.                 
Por haberme dejado compartir
tu intimidad al alba.                           

Por dejarme ser náufrago
en el mar de tu bo­ca.
Por andar arrastrado
en el temporal de tus ojos.
Por dejar que repose en mí
tu sonrisa de som­bras.

Por dejarme desnudo
y sin miedo en tus brazos.
Por no pedir tan pronto
que te entregue mi cuerpo.
Por retrasar, en fin,
la hora de mi ver­güenza.

Por atarme a tu mundo
cuando me mi­ras.
Por olvidar contigo
el dolor de mis duelos.
Por recordar los días
perdiendo el tiempo.

Por ser ardiente llama
que se funde en la espera.
Por conquistar para ti calmas           
y deseos perdidos.     
Por renunciar a todo
si tú lo deseas.

Por haber invadido                
el espacio de mis sueños des­piertos.
Por haber penetrado
la quimera de mis versos inquietos.
Por susurrarme un poema
en el mundo incierto de cada noche.

Por sucumbir entre tus manos,
ausente de todo y de todos,
y por querer encontrar en ti mi yo perdido,
en esta hora solitaria y feliz,
desde la soledad del alma,
en este día, yo te doy las gracias.
                                                

© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ, 1993
El juego de la inocencia. Poemario II



1 comentario:

  1. Yo te doy las gracias
    por pensar de día
    y escribir de noche

    por soñar con letras
    y escribir poesía

    por endulzar los mails
    y reevindicarlos luego

    por tu presencia lejana
    pero a la vez cercana
    de una M30

    Besos primo

    ResponderEliminar