miércoles, 28 de junio de 2017

ficciones | el espejo

    La vio venir de frente por la acera y, a media distancia, se sorprendió de su aspecto desaliñado. La detuvo con un gesto amistoso y, saludándola, le preguntó: “¿Te has visto la cara?, estás demacrada, ¿qué te pasa?” Ella podía haberle contestado que se metiera en sus asuntos y la dejara en paz pero, sin saber por qué, instintivamente, se miró en el espejo retrovisor de un coche. Era verdad, estaba demacrada. Él volvió a preguntarla: “¿Por qué te has abandonado tanto?” Ella le miró a los ojos, para contestar la pregunta, pero se quedó en silencio, pensando, como si no lo reconociera... despistada. Por la noche, al llegar a casa, ella le dijo a su chico que su relación había terminado y que, por tanto, se marchaba. Al día siguiente, en casa de una amiga, recuperó la ilusión por intentar verse guapa en el espejo.


© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario