jueves, 29 de junio de 2017

ficciones | para pensarlo mejor

    Un día su amigo lo llamó por teléfono para contarle los problemas que tenía con su chico. Él, después de escucharlo atentamente, le recomendó que lo dejara, que cortara la relación ahora que no estaba consolidada todavía y, por lo tanto, el daño para ambos sería menor. Su amigo le hizo caso y, días más tarde, lo llamó para contárselo y para decirle también lo mal que lo estaba pasando porque, en el fondo, se había dado cuenta de que estaba realmente enamorado. “¿Entonces por qué me lo pintaste todo tan negro?”, le preguntó sorprendido. “Porque cuando estás dentro”, le respondió su amigo, “cuando tienes seguro el sentimiento del otro y la relación no peligra, lo ves todo de otra manera, le das a todo mil vueltas, crees que no hay otra salida que la ruptura, pero todo eso lo haces porque en realidad estás todavía dentro y piensas desde dentro, no desde fuera, que es como pienso ahora, y cuando estás afuera, cuando ya todo ha terminado, te das cuenta de lo idiota y exagerado que fuiste. Y ahora que lo he perdido me doy cuenta de que en verdad lo amo, aunque ya no sirva para nada porque hay gente que sólo te da una oportunidad en la vida y cuando te pregunta si te lo has pensado bien, no te lo pregunta para que te lo pienses mejor”. No pudo evitar sentirse culpable por haberle recomendado que rompiera con su chico.


© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario