viernes, 30 de junio de 2017

ficciones | un pacto inconsciente

    La reconciliación fue, como siempre, en la cama. En la última semana habían estado a punto de tirar por la borda su relación de pareja en dos ocasiones. Y las dos veces por el mismo motivo. Sin embargo, el amor que los unía superó, una vez más, la tentación de los cuerpos ajenos. No es que se prodigasen mucho en ese tipo de situaciones pero ambos habían tenido oportunidades para ser infieles y hasta hoy las habían rechazado todas. No por falta de ganas, en último extremo. Ni siquiera por complicaciones para llevarlas a cabo en los sitios donde habían surgido. Pero en ese último instante siempre se frenaban, se paraban a pensar en lo que estaban a punto de hacer y, finalmente, no lo hacían. Sin embargo, cada uno de ellos se preguntaba a sí mismo por qué llegaban a esa situación límite aunque, en el fondo, ninguno de los dos quería saberlo porque tenían miedo de descubrir que se hubieran dejado de atraer, que no de amar. Aunque, por otro lado, creían que eso era improbable porque cuando hacían el amor sentían un deseo insufrible, lascivo y romántico a la vez. No es posible que se engañaran de una forma tan verídica, pensaban… ¿o sí? Quizás el miedo a la respuesta era el antídoto para no hacerse la pregunta y, por eso, no se aventuraban a disfrutar de otros cuerpos ajenos aunque la tentación los descubriera a punto de ser infieles. De ahí, tantas discusiones que casi terminaban en rupturas pero que, al final, concluían en perdones mutuos por ese pacto inconsciente que, no sabían por qué, siempre funcionaba.

© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario