sábado, 8 de julio de 2017

ficciones | el primer paso

    Al final, tuvo que hacerlo porque él no se decidía. Tampoco ella, es cierto, pero en su caso era normal, pues todos sus compañeros directivos se habrían extrañado y vete a saber qué hubieran pensado de ella. Encontrarse en la cafetería todos los días, casi a la misma hora, se estaba convirtiendo en una pesadilla. Algo querían decir esos encuentros pero ninguno de los dos parecía dispuesto a indagarlo. Sin embargo, sus miradas lo decían todo. Se atraían mutuamente desde el primer día que se vieron allí, pero la diferente jerarquía que tenían en la empresa hacía muy difícil que entablaran un primer contacto, al menos en ese escenario. Hasta que hoy ella se decidió y, al marcharse, fingió tropezarse, haciéndole caer su taza de café, afortunadamente ya consumida. Las disculpas han roto, por fin, el hielo, y se han presentado, pero la prisa por volver al trabajo ha impedido que entablaran una mínima conversación. Quizá mañana él tenga alguna ocurrencia para hacerlo, a pesar de la mirada inquisitiva y clasista de los compañeros de ella, que ya ha dado el primer paso.


© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario