martes, 22 de febrero de 2011

MI OPINION | Sindicalismo internacional

Una de las carencias que esta crisis económica ha puesto de manifiesto ha sido la ausencia de un movimiento sindical europeo e internacional fuerte y organizado, que responda a la nueva economía del siglo XXI, esa economía que se ha globalizado y que ha ganado el pulso a la política, que también se ha dotado de instrumentos efectivos para implementar medidas en ámbitos supranacionales, como la Unión Europea o el G20. Los sindicatos mayoritarios de la Unión, organizados en Confederación, renunciaron a utilizar el último recurso a su alcance, la convocatoria de una huelga general europea. Con ello, desarmaron a los trabajadores y enviaron un mensaje inequívoco a gobiernos y empresarios, que éstos no tardaron en traducir en reformas apresuradas de un sistema económico que había sustentado el Estado de Bienestar desde la Segunda Guerra Mundial. El sindicalismo europeo e internacional debe dotar a sus confederaciones (la CES y la CSI) de una estrategia unívoca y de mayores competencias en la toma de decisiones, aunque eso suponga renunciar a ciertas autonomías confederales. Así, seguirán yendo a remolque de la globalización económica, pero un poco por delante de gobiernos europeos y mundiales. En sus manos está nuestro poder.


© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario