viernes, 7 de enero de 2011

MI OPINION | Echando humo

El alcalde de Valladolid, León de la Riva, en una nueva declaración estentórea, compara el sistema de denuncias anónimas previsto en la nueva ley antitabaco con el comienzo del nazismo. Este sistema, en realidad, lo que activa es la inspección del local y la incoación de un expediente sancionador si en dicha inspección –y no por la denuncia anónima- se aprecia el incumplimiento de la ley. Las denuncias anónimas no suponen una sanción inmediata al establecimiento o al fumador identificado en el mismo, pero parece que a algunos les renta más tergiversar el sentido de lo que llaman “delación” para denostar la ley. En realidad, lo más parecido al comienzo del nazismo es la declaración de los hosteleros insumisos: “haciendo uso de lo que nosotros entendemos son nuestros derechos, dicha ley no será aplicada en nuestro establecimiento”. Si cada uno de nosotros incumpliera las leyes que nos parecen contrarias a nuestros derechos, el régimen democrático aguantaría un par de días antes de caer en la instauración de la anarquía. Confiemos en que el Gobierno o la Justicia actúen de inmediato contra estos hosteleros sediciosos. Hay quien, también, ataca la ley invocando el derecho a decidir su muerte, pero olvidando cuantificar el tratamiento médico que retarda dicho derecho.

© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario