lunes, 21 de marzo de 2011

MI OPINION | Bienvenida sea

Bienvenida sea, aunque tardía, la intervención euro-atlántica en Libia. Ni la UE ni EEUU podían permitir que la estrategia de Gadafi, “resiste y vencerás”, que llevaba camino de resultar exitosa, pudiera servir de ejemplo para otros autócratas de la región, especialmente de los países inmersos en las mismas revueltas populares que derrocaron los regímenes de Túnez y Egipto. Sin embargo, tras el rápido e imprevisto reconocimiento de la oposición a Gadafi por parte de Francia y Reino Unido, a lo que siguieron las proposiciones de retirada que cursaron Sarkozy, Cameron y Obama al líder libio, el repentino éxito de su contraataque está detrás de las prisas por aprobar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU y la subsiguiente operación militar Amanecer de la Odisea. Cabe preguntarse, sin embargo, si estas prisas son las propias de un orgullo herido de Sarkozy, Cameron y Obama, al sopesar la posibilidad de tener que relacionarse de nuevo con un Gadafi triunfante, al que ya habían invitado a marcharse y al que ya habían calificado con una serie de epítetos. Cabe preguntarse, también, si detrás del protagonismo de Francia pesa asegurarse el suministro de petróleo libio. Orgullo o petróleo, bienvenida sea, si es que llega, la democracia en Libia.


© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario