lunes, 7 de marzo de 2011

MI OPINION | Limitación de mandatos

Una de las enmiendas aprobadas en el congreso constituyente del nuevo partido que preside Álvarez-Cascos, FAC, impone la limitación de mandatos en cargos públicos, algo que no sólo tendrían que asumir el resto de partidos políticos sino que debería ser impuesto por la legislación. En contra de lo que el propio Álvarez-Cascos defendía, la limitación de mandatos no empobrece a ningún partido pues, precisamente, contribuye a que nuevas generaciones se sumen con ilusión a sus proyectos, abriéndose para esos jóvenes la perspectiva de ejercer la representación que les permita desarrollar la política que les motiva a dedicarse a la cosa pública. La limitación a dos mandatos debería entenderse para ejercer el mismo cargo público, no otro distinto, permitiendo volver a ejercerlo transcurridos otros dos mandatos, por ejemplo. Y, al mismo tiempo, debería complementarse con otra medida igual de necesaria: la prohibición de acumulación de cargos públicos, es decir, la prohibición para ejercer más de un cargo público al mismo tiempo. Hay que decir que estas dos medidas serían igualmente extensibles a otros sectores que, sin ser públicos, eligen a representantes para ejercer determinados mandatos: sindicatos, asociaciones empresariales, colegios profesionales, etc., etc., etc.


© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario