jueves, 13 de julio de 2017

poema | algo más

Ahora que la espera desespera,                                
mi cansada palabra, que no escucha,                        
ni quiere escuchar, a nada ni a nadie,                                   
puede decírtelo sin voz: te amé.                               
Y te amé sólo como supe amar,                                
con mis pocas virtudes y desprecios,                       
con la certeza de ser inmaduro,                                
tal y como en el camino aprendí                               
las pocas veces que se enamoraron                           
del simétrico cuerpo que recubre                              
ese afán de deseos alcanzables                                 
que dices que no he comenzado a ser.                     

Ahora, dentro de esta fría sala,                                
la memoria implacable me devuelve                         
días en que no te bastaba el sexo,                            
horas en que indagabas algo más,                            
mis palabras dejándote vacío.                                  
Recuerdo la incomprensión de mis fines                  
y el estupor que desencadenaban                             
siempre en tu ánimo, ávido de progreso.                  
Tú, exigiendo en mí lo que yo aún no era;               
yo, entregándote lo que otros pedían;                      
creciendo el desencuentro entre los dos,                  
fuimos alejándonos mutuamente.                             

Ahora, aquí sentado, he comprendido                     
lo que otras veces quisiste explicarme                      
en largos silencios. Que la belleza                            
naufraga en cualquier suspiro del viento                  
un mal día de esos que nos asalta                             
la vida, con violencia, y nos la roba.                        
Que los trofeos que el cuerpo consigue                    
apenas se retienen un instante                                  
en el archivo de nuestra vivencia.                            
Vienen a buscarme los enfermeros.                          
Después de este quirófano mi rostro                        
sonreirá de otra forma tus sonrisas.              


© FRANCÍ XAVIER MUÑOZ 2008
La soledad perdida. Poemario V

1 comentario:

  1. me gusta... sobre todo, el final...

    ResponderEliminar