lunes, 24 de enero de 2011

MI OPINION | Sedientos de atajos

Para poco ha dado la Convención del PP; poco, pero revelador de la ansiedad que circula en el partido. Una sola propuesta ha trascendido a los medios, referente a las pensiones de diputados y senadores, propuesta electoralista donde las haya, pues hace un mes el PP se opuso a una propuesta similar de UPyD y, hace pocos años, el PP mostró su apoyo a la regulación que hoy está vigente. Lo más llamativo ha sido la impostura de Esperanza Aguirre, defendiendo la transparencia de las instituciones y predicando con su ejemplo contrario en la Comunidad que gobierna. También, la definición del PP como el partido de los débiles, cuando a las hemerotecas podemos remitirnos para documentar sus votos en contra a bastantes medidas legislativas que pretendían mejorar las debilidades de ciertos colectivos. Hemos presenciado un gesto más de la forzada simpatía entre Aznar y Rajoy y hemos asistido a una declaración injuriosa más del extemporáneo Mayor Oreja. Ha quedado claro, eso sí, que el PP –no España, como ellos dicen- tiene sed de elecciones, la misma que tenía en 1993 y que provocó en sus dirigentes una campaña de acoso y derribo al Gobierno de entonces y que, sin duda, repetirán ahora para lograr el adelanto electoral que lograron en 1996.


© Francí Xavier Muñoz, 2011
A diestra y siniestra
Cartas al Director y un grito desesperado. Vol. III

No hay comentarios:

Publicar un comentario